domingo, 3 de junio de 2018

Porque estás como ausente



Incluso si escasamente sospechosa de sutilidad, la marca que paga este anuncio lo publica un día después de que la moción de censura logre un cambio de gobierno. Unas páginas más allá se lee que el ya expresidente Rajoy no ha dormido esta noche en la Moncloa. Y uno sonríe ante la singular proposición inicial que, para justificar un préstamo, súbitamente se agarra a la necesidad de cambiar de aires, a no saber por dónde empezar. Y que a quien cae de su puesto por la connivencia explícita con la apropiación de dinero público y privado le sea ofertado un préstamo sujeto a condiciones suena a otra sutilidad que no estorba. No más que él ya.

viernes, 27 de abril de 2018

mi reino por una hamburguesa de caballo


Mucha atención. Este anuncio, publicado ayer, viene de dos décadas atrás, cuando la complejidad estaba asociada a atraer la atención y no a ahuyentarla. Apenas se ven ya anuncios que pidan algo a quien los mira y quizá, en la falta de práctica, algo no termina de entenderse en este, como si la imagen de referencia del puzzle se les hubiera perdido antes de terminar el anuncio. Discretamente firmado por el logo de una cadena de comida basura a la misma altura que la frase bombásticamente traída de tiempos mejores -antigua casa del expresidente de la competencia de esa primera marca- la imagen debería contar lo que lo anterior sugiere: que a pesar de dirigir una compañía, consume los productos que se hacen en la competencia. ¿No?. ¿Es por eso que no hay nadie en la terraza junto a la parrilla? ¿están todos en uno de los establecimientos de la firma que paga el anuncio? ¿y qué significa esa frase junto a la parrilla -Es difícil resistirse al sabor de la parrilla-? ¿Parodia el eslogan de la competencia? ¿o lo que quiere contar es que sus productos son más caros y eso permite a su expresidente vivir en una casa como esa? ¿y por qué es expresidente? ¿le echaron? ¿dimitió? ¿por qué, sabiendo que trata de ser un anuncio magnífico, no lo entiendo?

martes, 24 de abril de 2018

Cuando todo es lo que parece


Entre la ternura y el patetismo que hay en pedir a alguien que deje de hacer algo para pedirle luego que vuelva a hacerlo, la campaña reciente de Facebook recordando a quien lo mira cómo aprender a leer se encarna ahora en este de Maeva en el que, tras años interminables ofertando lectura mediocre, se pide que la atención demacrada por años de malos alimentos recupere las energías que antaño pudo tener. Al contrario que en sus libros, donde cada página es lo que parece, la escoba de la señora que aparece en el anuncio es una escopeta, algo que ni sus lectores ni los que leen buena literatura advertirán porque, como en los libros que editan, el anuncio está construido para que le sobren elementos, y para que éstos impidan advertir lo valioso. No es que la escoba lo sea, claro. Pero ese final añadido a última hora -esa línea “Fíjate bien, nada es lo que parece”- que pretende arreglar el estropicio general es puro ejercicio editorial: es improbable que en esa empresa no sepan el tipo de libros que editan, pero quién podría decir que se equivocan cuando el lector medio aporta, él solito, el final que lo arregla todo, desde la puerilidad de su literatura y sus portadas al marketing que lo encuadra: Maeva vende libros a quien no sabe para qué sirve un libro. Qué mayor prodigio.

viernes, 9 de marzo de 2018

anuncio tenías que ser



Como los espejos, la publicidad a veces devuelve nítidamente lo que una marca hace por el mundo: en el primer ejemplo, un organismo que se nutre de la brutalidad frecuente, los sentimientos exacerbados o su apuesta por cualquier fin que justifique los medios, soslaya el pudor que identifica el grito y el zafio gregarismo con la peor masculinidad y publica un anuncio que para honrar a las víctimas de un mundo de hinchas del equipo masculino sugiere vestir a una de ellas con el uniforme de la misma zafiedad en que nada el problema, como si la solución a su inferioridad forzada fuera vestirlas de nosotros, acercarlas a lo más sagrado que tiene cualquier hombre. “La quiniela con el fútbol femenino” es, por demás, un ejemplo previsible de la pueril comprensión del día al que quiere sumarse, tan sutil como decir “basta de meterles goles” o “el partido lo ganamos todos juntos”.

Seis páginas más allá, un medio de comunicación que aún resiste entre la ola creciente de mediocridad mediática ilustra, con un pequeño y elegante juego tipográfico, la parquedad de una narración global que excluya parte del lenguaje que somos. Esa otra quiniela, la de la ignorancia al frente de un departamento de marketing.

jueves, 14 de diciembre de 2017

que el espejo te acompañe



El trasvase de contenidos entre cine y publicidad es a veces un juego de espejos: convertida la saga cinematográfica que ampara el anuncio en una cuyas tramas tienden al videojuego sin pudor a base de repetir argumentos, dar enésimas oportunidades a los mismos personajes y reiniciarlo todo a partir de la misma idea, su conversión oficial en videojuego halla en esta forma magnífica la esencia misma del original: por un lado, vibrante y tenso, el símil con el duelo que es la escena clave de Star Wars y la única cuerda que sostiene algo valioso en las larguísimas horas rodadas de la saga: el combate entre el bien y el mal creado a partir de aquel. Por otro, las escenas de lucha espacial, cien veces repetidas, idénticas entre sí, y donde el videojuego aporta, eso sí, la diferencia que el cine tristemente no puede: que la única razón para asistir a una más sea participar de ella, luchar, triunfar o caer, con algo –tu propia vida virtual- en juego que compense el saberse el escenario y las razones de memoria. Con todo eso en contra, la primera parte del anuncio es estupenda, honra los guiños de la saga que cualquiera se sabe al dedillo, y lo hace con la más inesperada de las formas: sugiriendo un hallazgo formal que las 17 horas estrenadas hasta la fecha quizá agradecerían, algo que, parafraseando el mito dentro del mito, parece convertirse en más poderoso cuanto más abajo cae.

sábado, 9 de diciembre de 2017

el gigante que solo tú ves


El candor y el ridículo se asoman a un producto cultural de forma distinta a como lo hacen a un producto de cualquier otro tipo: la mediocridad de una bayeta, un zapato, un refresco o una casa es compatible con su demanda explícita y su uso público y masivo. Pero un libro que se oferta en forma y fondo patéticos lo hace en un área del consumo –el cultural- que opera bajo el prurito de aspirar al arte, e incluso cuando es solo al entretenimiento, se beneficia de que el formato libro tiene, en sí, dignidad automática.
A falta de elegancia o sensatez publicitaria, el arrojo domina el espantajo: al órdago que es anunciar semejante autoedición a plena página del suplemento cultural de El País, el diseñador de semejante horterada añade su nombre a los créditos, como si dejar solo al poeta que paga el anuncio repartiera menos vergüenza ajena si dividida entre dos. Como colofón del engendro, la nota del autor, ilusa, patéticamente al servicio de la comprensión más básica de cualquier noción de comunicación, sonroja acaso al autor sin merecerlo, víctima inane del patán que le pone a vender así sus textos. Nacido en Zalamea, algo de la necesidad urgente de justicia que Calderón dejó en su obra vendría bien a este señor de apacible aspecto y horrísona imagen literaria.

viernes, 8 de diciembre de 2017

cuando podrías elegir mejor



Aunque en moda sea redundante, también los tópicos impiden ver el bosque: concentrados en el poder manido del “poder de la elección” como ladrillo visto de tanta edificación publicitaria, el patrocinador de este anuncio elije semejante grandeza conceptual y aún supera el logro, publicándolo en una revista de tendencias, muchas de cuyas páginas están llenas de señores y señoras vistiendo ropajes muy cercanos a los que el anuncio exhibe para ridiculizarlos. “Estamos acostumbrados a elegir y, sin embargo, cada vez que lo hacemos, nos cuesta” –dice. La evidencia de la incapacidad –esa otra denominación de origen.